El gobierno sirio retoma el control de los últimos kilómetros de una autopista que cruza el país

Spread the love

Las tropas gubernamentales sirias se hicieron con el control de los últimos kilómetros de la autopista M5, un tramo en el noroeste del país donde han llevado a cabo una ofensiva de envergadura contra yihadistas y rebeldes que ha aumentado peligrosamente la tensión con Turquía, que el martes derribó un helicóptero militar sirio en la zona.

El helicóptero fue derribado por un cohete disparado por las fuerzas turcas cerca de la localidad de Qaminas, al sureste de la ciudad de Idlib, capital de la provincia del mismo nombre, informó la ong Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) y un periodista.

La conquista de esta autopista llega tras semanas de ofensiva de las fuerzas gubernamentales y de su aliada Rusia contra los yihadistas y los rebeldes en esta región.

Desde que empezó la operación en diciembre, 350 civiles murieron, según el OSDH, que dispone de una vasta red de informantes en el país.

Se trata de la ola de desplazados más importante en nuevo años de guerra, afirmó este martes la ONU.

“El régimen retomó el sector de Rachideen Al Rabea”, en la provincia de Alepo, “lo que significa que controla la totalidad de la M5”, indicó Rami Abdel Rahman, que dirige el OSDH.

Las fuerzas progubernamentales retomaron en los últimos días la parte de la autopista situada en la provincia de Idlib. Solo les quedaban algunos kilómetros al sur de la provincia vecina de Alepo para llegar a esta ciudad controlada por el régimen.

El avance permite al régimen proteger Alepo, la segunda ciudad del país, todavía objeto de disparos de cohetes esporádicos de los insurgentes.

El régimen de Bashar Al Asad perdió el control de grandes zonas del país desde 2011, cuando empezó la guerra que ha dejado más de 380.000 muertos.

Las fuerzas leales al régimen, con la ayuda de Rusia, presente militarmente desde 2015, y de Irán lograron poco a poco recuperar el terreno perdido y controlan ahora más del 70% del territorio.

Solo escapan a su control un poco más de la mitad de la provincia de Idlib y sectores cercanos en las regiones de Alepo, Hama y Latakia, controlados por los yihadistas de Hayat Tahrir al-Cham (HTS, exrama siria de Al Qaida).

Cólera de Turquía 

Pero el avance de las fuerzas del régimen suscita la cólera de Turquía, que en 2018 acordó con Rusia crear una “zona desmilitarizada” bajo control de ambos en la región.

Turquía tiene 12 puestos de observación en la zona y tres están rodeados por tropas sirias.

El lunes Turquía anunció haber “neutralizado” más de cien soldados sirios en respuesta a la muerte de cinco soldados turcos. Una semana antes, los combates dejaron unos veinte muertos en ambos campos.

El gobierno de Ankara teme que la ofensiva de Damasco provoque una nueva ola migratoria hacia Turquía, donde desde 2011 más de 3,5 millones de sirios encontraron refugio.

El presidente de Turquia Recep Tayyip Erdogan puso un ultimátum a Damasco y le pidió que se aleje las tropas de sus puestos de observación antes de que acabe febrero.

Sobre la cuestión de Idlib, Turquía está en contacto con Rusia.

Según Fabrice Balanche, un especialista del conflicto, existe “un pacto entre Rusia y Turquía para retomar partes de Idlib a cambio de ceder a Turquía las zonas kurdas” en el noreste del país.

Por el momento, la ofensiva de las tropas del régimen provocó una “catástrofe humanitaria” en la zona, según varias oenegés.

Desde diciembre los combates han desplazado a 690.000 personas, según David Swanson, portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Como Turquía no les deja entrar en su territorio, los desplazados se ven obligados a instalarse donde pueden en condiciones difíciles, acentuadas por el frío.

La región de Idlib sirve de refugio a centenares de miles de sirios obligados a huir a otras regiones reconquistadas estos últimos años por el régimen.


Was This Post Helpful:

0 votes, 0 avg. rating

Compartir:

Dejanos tu comentario