Los Juegos Olímpicos siguen en pie por ahora a pesar del Covid-19

Spread the love

El Comité Olímpico Internacional (COI) y los organizadores de Tokio 2020 siguen firmes en su decisión de mantener las fechas estipuladas para celebrar los Juegos Olímpicos, pese a la pandemia del coronavirus. La postura ha generado rechazo en algunos atletas que han pedido que se pospongan.

El nuevo coronavirus Covid-19 sigue paralizando al mundo entero y teniendo en vilo al mundo del deporte. Mucho más en 2020 si se tiene en cuenta que este año se celebran los Juegos Olímpicos de verano, el evento deportivo más importante del planeta. 

Aunque la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) aplazaron para 2021 la Eurocopa y la Copa América, los dos torneos de selecciones de fútbol más importantes de Europa y Sudamérica que iban a celebrarse entre el 12 de junio y el 12 de julio, el Comité Olímpico Internacional (COI) y los organizadores de Tokio 2020 han mantenido por ahora la fecha establecida para el inicio de las justas.

“Estuvimos conversando hoy con 220 atletas, representantes de todo el mundo, y fue un diálogo muy constructivo. Todavía nos quedan más de cuatro meses y abordaremos esta situación. Seguiremos actuando de manera responsable de acuerdo a los intereses de los atletas”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach, este 18 de marzo.

Pese a esta posición del COI y los organizadores de Tokio 2020, que quieren hacer todo lo posible para que los JJ. OO. se celebren como estaba previsto entre el 24 de julio y el 9 de agosto, aclararon que “nuestra prioridad será siempre salvaguardar la salud de los atletas y contribuir a la contención del virus y, en segundo lugar, proteger los intereses de los atletas y los deportes olímpicos, y este fue el espíritu de esta conversación tan productiva”, explicó Bach.

Sin embargo, algunos deportistas como Carolína Marín, la jugadora española de bádminton que fue campeona olímpica en Río 2016, consideran que la no postergación de los JJ. OO. solo genera incertidumbre y desigualdad de condiciones. 

“Es una condición muy difícil para cada uno de los deportistas. Nos tenemos que adaptar lo mejor posible para perder menos tono muscular. Y bueno, la verdad es que la situación de los Juegos Olímpicos es cada vez más complicada. Mi opinión es que los JJ. OO. se pospongan. Den la respuesta cuanto antes porque ahora mismo vivimos un poco en esa incertidumbre de lo que va a pasar”, señaló la deportista española.

Un compatriota suyo, Álvaro Martín, campeón europeo de los 20 kilómetros de marcha, también expresó su opinión al respecto: “Con todo el dolor del mundo, creo que es necesario que se aplacen los Juegos Olímpicos. No estamos todos los países en la misma situación. Unos se recuperarán antes, otros más tarde… y así no estamos en pie de igualdad”.

Un día antes, la campeona olímpica de salto con garrocha, Katerina Stefanidi, publicó en su cuenta de Twitter que “esto no se trata de cómo las cosas estarán en cuatro meses. Es sobre cómo están las cosas ahora. ¿El COI quiere que sigamos poniendo en riesgo nuestra salud, la de nuestros familiares y la de la comunidad entrenando todos los días? Nos ponen en riesgo ahora, hoy, no en cuatro meses”.

El costo político y económico que implicaría suspender los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

La suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 implicaría pérdidas millonarias para los organizadores, patrocinadores y los dueños de los derechos de transmisión en televisión. Los organizadores de Tokio 2020 dicen que invirtieron 12.600 millones de dólares en las justas, aunque una junta nacional de auditores cree que se gastó el doble de esa suma.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, también podría pagar un precio muy caro por una suspensión de las justas, pues se jugó su prestigio político al promover personalmente a Tokio como sede en la reunión del COI de Buenos Aires en 2013, donde Tokio superó en la votación a Estambul y fue elegida por segunda vez como sede del magno evento, tras la edición de 1964.

John Coates, integrante del equipo que hace inspecciones en Tokio, declaró al diario The Australian que había más incertidumbre en torno al boicot de los juegos de Moscú de 1980. “Ahora hay menos incertidumbre que en 1980, se lo puedo asegurar”, dijo Coates al diario. 

El exvicepresidente del COI, Dick Pound, afirmó el mes pasado que la decisión definitiva llegará a más tardar a fines de mayo y especuló que lo más lógico sería cancelar el certamen. Otros especulan que lo más probable es que haya un cambio de fecha y se postergue para inicios del otoño. Por ejemplo, Seúl celebró los JJ. OO. de 1988 entre el 17 de septiembre y el 2 de octubre de ese año.

Todo depende de si el COI se pone de acuerdo con las cadenas televisivas, los patrocinadores, las federaciones deportivas, los deportistas y los más de 200 comités olímpicos nacionales. Pero otro problema son las boletas, pues quienes ya las han comprado esperan ansiosamente para saber si se llevarán a cabo según lo planeado, pues un medio local informó que los tiquetes podrían no ser reembolsables si llegaran a cancelarse los JJ. OO.

Otra posibilidad que se baraja es la de llevar a cabo los juegos sin público, aunque hay quienes dicen que los juegos no tendrían la “atmósfera” que se espera de ellos.

En medio de este panorama incierto sobre el futuro de Tokio 2020, este miércoles salió de Tokio un avión con destino a Atenas para recoger en Grecia la antorcha olímpica. Una pequeña ceremonia recibirá el 20 de marzo la antorcha olímpica en una base aérea del norte de Japón. La antorcha comenzará su recorrido por el país asiático el 26 de marzo en Fukushima con muchas restricciones a la presencia de público para evitar riesgos por el Covid-19.


Was This Post Helpful:

0 votes, 0 avg. rating

Compartir:

Dejanos tu comentario