Cinthia Fernández confesó vender sus fotos íntimas “para llegar a fin de mes”

La mediática se sumó a una plataforma para adultos, donde también trabajan Florencia Peña y Silvina Luna. “Me sirve la guita”, expresó.

En marzo, Cinthia Fernández recibió una propuesta laboral que tardó en aceptar pese a que iban a pagarle en dólares. Después de tanto pensarlo se animó y hoy es una de las bombas argentinas que venden su contenido erótico en una plataforma para adultos. En su caso, son 15 dólares lo que deben abonar los suscriptores para acceder a su contenido sin censura.

La modelo reconoció que no quería hacer este tipo de trabajo, pero que finalmente dijo que sí porque necesitaba la plata. “Yo elijo el contenido que quiero. No me pongo en pelotas total. A mi no me toca nadie”, expresó en una nota con LAM (América) luego de que viralizaran algunas de las imágenes que tiene a la venta.

Cinthia explicó que le da vergüenza tener que vender sus postales hot, pero que la situación actual del país la obligó a buscar otro ingreso para mantener a sus tres hijas. “Yo necesito la guita porque mantengo toda mi casa y tengo muchísimos gastos. Me sirve la guita. Para mi es como un laburo, tengo que trabajar de sexy y lo hago”, cerró.

El duro presente económico de Cinthia Fernández: cuánto le pasa Matías Defederico de cuota alimentaria

Hace algunas semanas, Cinthia Fernández publicó en sus redes el comprobante de la transferencia que le había hecho Matías Defederico. Allí figuraba que el exfutbolista le envió 55 mil pesos, 113 mil menos de lo que estableció la Justicia.

Con ese dinero, la panelista de Momento D (eltrece) apenas puede hacer una pequeña compra en el supermercado. “Sin frutas, verduras ni artículos de limpieza. Para un montón de gente es un montón y yo lo respeto, pero no es mi realidad y no es lo que tengo que recibir”, disparó indignada.

Hace tiempo que Matías Defederico solo le da a Cinthia Fernández 55 mil pesos de cuota alimentaria por sus tres hijas, a razón de 17 mil por cada una. El futbolista le dijo a ella y a sus abogados que no tenía más dinero para aportar y esto sacó de quicio a la panelista, que lo mandó a trabajar más.